Fotovoltaico

 

Celda Fotovoltaica

El módulo solar es la unidad de generación eléctrica más pequeña de que se dispone comercialmente.

Las celdas solares empleadas son de silicio monocristalino, se encuentran protegidas del polvo, humedad e impactos por una cubierta de vidrio termo templado antireflejante, con bajo contenido en hierro y laminadas entre hojas de polímeros de alta duración, y son resistentes a los rayos ultravioleta y la humedad.

Las celdas son interconectadas formando un circuito que se configura para abastecer energía aislada y autónomamente de la red de CFE (Sistemas en Isla) o interconectado a la misma.

Al conectar en Isla, el sistema se compone de los módulos fotovoltaicos necesarios para alimentar la carga instalada, un controlador para mantener una corriente o voltaje regular, un banco de baterías, un inversor para convertir en energía alterna para el equipo que así lo requiera, y el cableado para interconectar entre sí los elementos y proveer de energía a las cargas (iluminación, radio y/o tv, refrigerador, etc).

En una empresa, generalmente se dedica a equipos definidos la generación en isla para que trabaje independiente, reduzca el consumo de la red y funcione aún, por un tiempo, si la energía de la mencionada red de CFE sufre una interrupción.

Es más común instalar el sistema fotovoltaico (o híbrido si se utilizan aerogeneradores) para interconectar a la red, reducir el consumo de la misma y obtener ahorros que se componen de los KWh generados y del cambio de tarifa eléctrica.

Un sistema interconectado consiste en un banco de celdas fotoeléctricas, un controlador, un inversor, y, para interactuar con la red, entregándole o recibiendo energía eléctrica, un watthorímetro bidireccional, es decir, que pueda registrar recepción o entrega de energía al usuario. Así, al final del período bimestral o mensual, según se cobre por parte de CFE, solo se hará por el neto consumido.

 

Ver Especificaciones

 

 

 

 Arriba